Pasos legales y contratos

Siempre recomendamos contar con una consultora inmobiliaria para que te ayude a vender tu casa, entre otros motivos por que te guiarán perfectamente en el proceso legal. En cualquier caso, aquí te dejamos información que te será de mucha ayuda.

 

Consulta en el registro de la propiedad

 

En el momento de la venta ante notario éste siempre se fiará de la información que aparezca en el Registro ya que el Registro pesa más que el catastro y es lo que aparece en la nota registral de tu inmueble lo que efectivamente estás vendiendo.

 

Por eso es importante que lo que anuncies coincida con lo que esté registrado efectivamente, de esta forma ahorrarás malentendidos posteriores. Puedes conseguir telemáticamente y en pocas horas una Nota Simple de tu propiedad, hay muchas webs que ofrecen el servicio, por ejemplo registro-online.es, einforma.com, registro.es o la propia web de registradores de tu comunidad.

 

Lo primero que aparece en la Nota Simple Informativa son los datos de la finca, aquí podrás ver los metros exactos que estás vendiendo y si le corresponde algún trastero o espacios comunes que estén bajo la misma referencia catastral. Además, en muchos casos se detallan las estancias del inmueble.

 

Después aparecen detallados los titulares del inmueble y el porcentaje de la propiedad que ostentan.

 

Por último, verás que aparecen las cargas. Este e un punto que cualquier comprador mirará con lupa. Asegúrate de que el comprador es consciente de las cargas si las hay lo antes posible. Aquí aparecen por ejemplo hipotecas, condiciones resolutorias, afecciones urbanísticas.

 

Firma del contrato de arras

 

Cuando por fin tengas un comprador con el que estés de acuerdo en las condiciones económicas y este se haya leído bien la Nota Simple en el registro pasarás a la firma del contrato de arras.

 

El contrato de arras es un contrato importante y que está destinado a proteger tanto al comprador como al vendedor. Es un paso previo a la firma de las escrituras que abre un plazo para que el vendedor desaloje el inmueble, arregle problemas con el registro, entre otras cosas y el comprador consiga el dinero necesario para hacer frente al pago del inmueble.

 

Lo más común es que en el momento de la firma del contrato de arras se haga entrega de un 10% del precio pactado. Este 10% actúa como una señal y en la mayor parte de los casos se acuerda que si el vendedor no cumple el acuerdo de vender su casa al precio y al comprador pactado debe devolver al comprador el doble del importe recibido. El comprador por su parte perderá el 10% en caso de no cumplir lo pactado.

 

Escrituras

 

Este es el tramite en el que efectivamente venderás tu casa.

 

En este acto ante notario el comprador y el vendedor declaran ante notario su voluntad de comprar y vender un inmueble.

 

Es el comprador el que usualmente elije la notaría donde hacer las escrituras. Es el notario el encargado de proporcionarte las escrituras en sí. Dentro de la notaría existe la figura del oficial que será quien se encargue de recopilar los datos de ambas partes para la correcta redacción del documento.

 

Como vendedor tendrás que aportar:

 

  • El DNI de los propietarios del inmueble.
  • El acta real de titularidad.
  • En caso de que los propietarios estén casados el régimen matrimonial en el que se encuentran y las capitulaciones matrimoniales inscritas en el registro en caso de que se encuentren en separación de bienes
  • La escritura de propiedad.
  • El certificado de estar al corriente de pago de los gastos de la comunidad de propietarios si la hubiera.
  • El último recibo del IBI pagados.
  • El contrato de arras y los justificantes de pago de la señal.
  • El certificado energético.
  • En caso de que exista hipoteca un certificado de saldo emitido por la entidad acreedora.

 

Gastos

 

Es importante tener en cuenta que como vendedor tendrás que asumir algunos gastos. Mucha gente comete el error de asumir que si vende su casa por 100.000€ tendrá esos 100.000€ en su bolsillo sin coste alguno.

 

Plusvalía Municipal, es un impuesto directo que establecen y gestionan los ayuntamientos. Este impuesto recae sobre el vendedor. Debes consultar en la web de tu ayuntamiento cual será el importe a pagar.

 

Gastos de cancelación de tu hipoteca en caso de que la tuvieras.

 

Gastos notariales, salvo que se pacte lo contrario los suele asumir la parte compradora, pero tienes que pactarlo.

 

IBI, debes tener en cuenta que el IBI se le cobra al que ostenta la propiedad el 1 de enero. No es obligatorio, pero se suele pactar con el comprador que el se hará cargo del IBI por el número de días del año en los que sea propietario del inmueble. Eres tu como vendedor el que te tienes que encargar a finales de año de pedir al comprador que te pague su parte de IBI.

 

Tramites posteriores

 

Al ser vendedor solo tienes que asegurarte de pagar en el plazo correcto la plusvalía. El resto de tramites son importantes pero menores.

 

Suministros; es el comprador el responsable de cambiar los suministros, pero debes estar atento por si recibes algún cargo.

 

Seguros; recuerda que el seguro del hogar se renueva de manera anual. Debes hablar con el comprador para intentar que se subrogue en tu seguro y así recuperar parte de lo pagado. En caso contrario acuérdate de cancelarlo.

 

 

Esperamos que te haya sido útil.

Compara las Mejores Agencias con Nosotros: